«El Cubo Peruano»

Por aquí me consigues : http://amazon.com/author/danivera

“El Cubo Peruano”

Daniel Enrique Verastegui

Las cosas son cómo tiene que ser, si no que no sean. Y aunque no tenemos la intención de redondear tanto con nuestro lenguaje iremos directo al grano. Conversando con un amigo sobre nuestras situaciones actuales. Pandemia y Corrupción de la mano. Ya que el corrupto no tiene horario ni mucho menos fecha para hacerse con unos dolaritos, sean comprando conciencia gubernamental o limando las sillas de Fiscales en búsqueda de su cometido. En el caso que nos atañe vamos a ir deshilvanando lo que hoy está en boga; pudiera decir en boca de mucha gente y es cómo un eco que se repite tantas veces que pareciera que no estamos prestando atención a lo que ocurre. Comenzando por que existen en los gobiernos gente encargada de poner toallas frías a cada circunstancia que se sucede y dejamos de seguirle la pista a tantos sucesos que terminamos de restarle importancia. Pareciera que estuviéramos sobre un riel de montaña rusa que nos empuja vertiginosamente hacia el abismo. El estado peruano viene cubriendo todos los excedentes producidos por cada perdida que genera un cambio de gobierno y con ellos la corrupción que los acompaña. Unido a esto tenemos gente que dice que somos rico y con este globo inflado pretende llenar de ilusiones a la gente “La mayor riqueza de un país está en su gente” sobre todo aquellos que estudian y otros tantos que conocen un oficio y trabajan. El mejor patriota es aquel que trabaja y se siente capacitado para mantenerse y no siendo una carga para el estado. Creemos que no existe mejor concepto para un ciudadano que este.

Hoy estamos sumergidos entre gente que sabe lo que quiere y otros tantos que se deja llevar por los vaivenes políticos, esa briza cambiante que produce cada situación de momento. El corrupto esta con la boca abierta esperando el resquicio para introducir su maña. La contraloría del estado funciona a pasos de tortuga coja, detrás de la banda que busca defalcar al país; no vamos a decir que todo el mundo es corrupto, pero si hay que dormir con un ojo abierto, en tanto existan circunstancia en las que amerite alguna continencia fortuita, cuya razón sea sacar dinero ahorrado por el estado para cubrir la misma.

Esto que parece invisible la corrupción en el país, es el pecado que nos adormece y termina por tentarnos, gente del gobierno y otros tantos como sapos que dejan ver la mitad de sus ojos en la horizontal del agua, son las gentes más peligrosas que tenemos “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él a mandarlo, de donde se originan la usurpación y la tiranía” Simón Bolívar. Esto no sólo es atribuible aquello que ocupan grandes cargos dentro del estado, también existen funcionarios que, valiéndose de resoluciones y decretos, permanecen viviendo del estado hasta el final de sus días. Existen unos políticos capaces de crear su propia compañía dentro del estado, unos son para los diferentes temas que el desee conseguir y hasta votos a su favor sin que ello parezca acto de manipulación del estado para conseguir lo que quieren.

Lo que intentamos es que los ojos se abran y los iodos de los ciudadanos eleven sus decibeles, porque si no estaremos flotando en un mar de porquería que hasta a nosotros mismo nos daría pena, sin que nosotros seamos los culpables. El ciudadano de a pie, pocas veces se ve inmerso en situaciones que lo señalen de corrupto. Pero si asume conductas propias, las cuales, copia del claro ejemplo salido de los órganos y personeros de los gobiernos. Otros de menores cargo, dirán ¿Si mi superior tiene porque yo no puedo? De dónde la saca, arrebataran muchos más.

 Entonces esta doble moral viene tocando de forma profunda nuestra sociedad, haciendo mella en los valores y principios que nos hacen sociedades fuertes. Sociedades que fueron capaces de auto reconstruirse por el bien de todos sus habitantes dejando a un lado intereses particulares con el único fin de levantarse de las ruinas que dejó la avaricia. Si casi todo ocurre por la avaricia del hombre y el deseo de controlar aquello que es imposible queriendo cambiar el libre desenvolvimiento económico, intentado teorías fallidas una y tantas veces a niveles mundiales. Hoy caer en situaciones cómo esta resultaría en no querer ver o aprender de otros lo que no debemos hacer; pues lo daños que hacemos a las naciones tardan mucho más en recuperarse.

Todo el país es parecido a un “Cubo” pues conocemos que cada uno de sus lados se relacionan y a su vez forman parte el uno del otro; no podemos descuidar un órgano del estado, dejándolo a la deriva creyendo que por sí sólo llegar a puerto firme. Por tal motivo se hace necesario fortalecer la institución y crear esa independencia propia de ellas mismas para que funcionen.

En el caso que de Odebrecht, para ir entrando en lo que en verdad nos mueve. Tenemos miles de involucrados a nivel de estado, sin que esto tenga final por ahora. Pareciera que tota tantos hilos de nuestro sistema que obliga a guardar silencio y dejar pasar el tiempo, mientras se escapan los culpables y o conseguimos algún argumento de dilación para que no acabe cómo debería ser en una democracia y en un país que se jacta de serlo. Aquí nadie esta descubriendo el agua tibia por si alguno se le ocurre decir que estamos alborotando las aguas porque no es la idea, Simples son nuestras argumentaciones y las mismas esta sostenidas en documentos que se consigna en las diferentes fiscalías, siendo públicos. Nosotros procuramos dejar escrito los actos de corrupción que más han sonado en el país y, sobre todo, aquellos que jamás han tenido un final. Actos que jamás prescriben y a su vez, son enterrado por algún juez que no quiso se siguiera tocando el tema. Sobre todo, cuando hay tanta gente involucrada en el pasado y otros tantos del presente, capaces de esquivar las investigaciones y sentencias dada su debilidad por el dinero.

Está empresa de origen brasileño, ha podido conseguir a través de la modalidad de la coima contratos gubernamentales de gran envergadura y siendo los estados los más perjudicados, pues, han quedado sus actos de corrupción y compra de funcionarios de alto nivel, no estamos hablando de porteros, algún camarero o gobernación; esta empresa hiso mella en los recintos presidenciales y ocasionando un daño irreversible en las naciones dónde aún continúan silenciosa corrompiendo a todo el  que en sus redes se atraviesa. Tanto presidentes como funcionarios fungieron de asesores y otros cuantos subterfugios y galimatías verbales buscando confundir sus oscuras intenciones; con la única y sencilla intención de robar a los estados.

Justicia, palabra poco creíble para nosotros, es tan exigida que pasa a ser la utopía que jamás alcanzas los ciudadanos, pues, somos el crisol que soporta las desigualdades en una sociedad incapaz de dar “Al Cesar lo que sea del Cesar y a Dios lo que del él sea” El ciudadano deposita su confianza en jueces y funcionarios, para que cuiden y administren. No para que ellos se enriquezcan y traten al ciudadano como si fuera su empleado. A más de un funcionario se les ve montados en camionetas y comprando casas de la noche a la mañana, sostenidos bajo un sueldo que no justifica tanto lujo. Mientras el ciudadano va empujado por la necesidad, cual limosnero a rogar en muchas de las instituciones, exigiendo derechos que corresponde; los artículos se encuentran en la constitución y obligan al estado a salvaguardar a los mismos.

Está empresa y otras más que se cuelan, cual serpiente entre las aguas oscura de las instituciones ha logrado en el pasado con mucha fuerza colocarse en sitiales de honor inmoral, funcionarios prestos a darles reconocimientos que no merecen bajo la premisa de estarnos ayudando y con ello se lleva una gran parte del erario público en obras inconclusas, muchos antes que se iniciaran las investigaciones. Si nos ponemos a investigar bien, alguno que lo desee. Se darán cuenta que este fantasma de la corrupción Latinoamericana aún persiste dentro de nuestras naciones, sea en los tribunales responsables o alguna obra que sigue administrando bajo la palabra de no volverlo hacer. Eso pasa de manera lastimosa con los dineros de los estados “No hay dolientes “, y si alguno se le ocurriera investigar, terminaría hundido por la mafia que es capaz de movilizar para silenciar quien sea.     

La dirección que se merece

Por aquí me consigues : http://amazon.com/author/danivera

Nueva Esperanza, Apurímac, Andahuaylas

            Siendo la historia una descripción genuina en la vida de los hombres, la cual describe los acontecimientos imborrables en la memoria de quien la vive, buscando armar el duro bloque que guarda por más tiempo lo ocurrido en el anaquel de un libro.

Nuestra historia de hoy convulsiva en su andar, y presa entre barrotes buscando el entendimiento y razón con su causa. Empujada por velocidades que guarda un acontecimiento tras otro, en ritmo acelerado nos impide describir, porque deseamos entender las razones que mueve a esas circunstancias y la guía que nos llevan a un recorrido veloz sin freno.

Estamos luchando contra la amalgama que nace de aquello inexplicable, carente de sentimiento y en el lugar que se suceden adquieren el sabor de la tierra. La nuestra amarrada al sufrir de tantos años, no nos ha permitido el avance hacia la conquista que nos obliga la humanidad. Porque parece que nuestra sociedad se quedó en la nube perpetua que flota sin destino, y la dirección va justamente hacia confines del olvido, dejando gran parte de aquellos acontecimientos al antojo maniqueo que nacen de los egoísmos humanos.

Vemos de apoco, cómo es posible que nuestra producción de novela quedo supeditada al atojo gobernante de esta parte del mundo, que nos arropa sin llegar a cubrirnos por completo. Cargamos la carencia impedida que brota de las profundidades de ese hombre prehistórico, cuyo intelecto se reduce a que todos llevamos el mismo sayo, y encajamos sin hablar en su forma de pensar obtusa.

Las letras son la sinrazón de todo aquello que tiene nombre y menos viaja en la oscuridad de la noche, sometida al terror que implica lo que no se conoce, andar sobre lo movedizo a todo nos inquieta. Por nuestro futuro debemos luchar contra eso que se esconde y nos lleva por el camino de la obligación complaciente.

En el otro párrafo me referí a que la letra cuando es toda libre, por ella misma consigue volar hasta cielo si se lo permiten sin alas, conquista el universo en la búsqueda explicable que ocultan las estrellas, más allá dónde alcanzo la vista, ella horadó la mente de uno que con tropezó y le dejó el recuerdo que antes no existía, procura y desalienta la angustia que causó la pena.

Hay un barrunto que en mi mente resuena, la idea de ser libres, una palabra que choca una y tantas veces en lo profundo de nuestra alma, ella misma grita y se manifiesta sobre las cadenas innecesarias que al tiempo de escritura escasa le amarra. No se somete a ánimos oportunos para saciar el hambre, menos recoge migajas que el totalitarismo deja caer al suelo, no se traga la presa que caza el desalmado filibustero, cuya procedencia pertenece a los hijos de esta misma tierra. Nunca se le vio avergonzada de aquello que merece, pues la escritura venezolana, anduvo equilibrada y honrosa con la frente en lo más alto, allí donde se abrigan los merecedores de espacio que se guarda en el monte Olimpo. Sin medias tintas nos deja ver hasta dónde llegó la pluma de nuestro pasado, sitiales envidiados hoy por nosotros sus hijos; firme y luchadora contra aquello le fuera insondable por la mente humana, porque nacimos libre y así permaneceremos, aunque nos pongan cadenas, sobre todo las injusticas que se tejen en torno eso que acompaña el arte de escribir, me despido.                     

La vida de Harold Mithy

Un asesino sin sangre en las venas

Por aquí me encuentras : http://amazon.com/author/danivera

Harold Mithy nunca tuvo intención de querer pertenecer a la sociedad decente, desde pequeño siempre se peleó con sus compañeros de estudio y no pasaba un día en que estuviera castigado en un salón solitario, dónde la escuela técnica Melbourne traslada aquellos jóvenes que transgredían las normas. Cuando no era un día que se peleaba con uno de sus compañeros de clases, estaba en discordia con los vecinos de su misma edad.

Entonces, su madre lo ataba con una soga a un yunque pequeño para que no se escapara, mientras estaba en la casa de algún vecino haciendo labores de limpieza. Ya a los 13 años fue sacado de la escuela por motivos de conducta violenta hacia sus compañeros, y faltarles respeto a sus profesores, fueran hombres o mujeres, en fin, no tenía reparo con quien fuera el motivo para hacer demostración de su repetida conducta. No fue posible el internado al que fue llevado por su madre, ya que cansada de tantos reclamos opto por enviarlo lejos de los problemas. Sin embargo, allí en el internado luego de haber tenido varias peleas, se hizo un líder de uno de los pabellones que albergaban a los jóvenes de entre 14 y 16 años. Harold, era de una estatura sobresaliente y su cuerpo señalaba a un hombre de unos 19 años y no el chico de 15 años por cumplir, eso le permitió colocarse en la cima y conseguir dinero por servir de protector de algunos de sus compañeros.

Estuvo en ese reformatorio que lo transformo en un golpeador de oficio, supo aprovechar el lugar para hacer que su cuerpo alcanzara el tamaño que lo hacía un candidato de resguardo a gánster y servir de guarda espaldas. Como siempre los dueños de organizaciones criminales elogian alguno de los chicos mejores dotado del reformatorio, el mismo servía de escuela para sus futuros matones. Con 16 años cumplidos, ya era conocido en casi todo el ámbito delincuencial de la ciudad, pues, sonaba su nombre en casi todos los suburbios del lugar donde llegaban todo tipo de rumores, siendo el mejor candidato para clan de Mr Wolie Direeu.

El 25 de mayo, el mismo lo fue a recoger el día que salió del reformatorio, abrió la puerta de su Cadillac Escalade negra, de vidrios oscuros y prueba de balas, cuyo espacio le garantizaba la seguridad que necesitaba y sumado a eso necesitaba a Harold golpeador de oficio, un chico abierto a ser entrenado para su organización y fuera parte del ejército de matones de compañía. Al sentarse con él en el asiento trasero.

Extendiéndole la mano le dice quién es y de inmediato lo comenzó a tratar como hijo y le hizo entrega de un fajo de billetes de cien dólares, dónde aproximadamente Harold contó a simple vista habría entre 3500 a 5000. Al mismo tiempo le estaba diciendo, mientras colocaba sus largo brazos alrededor del asiento que los separaba por una butaca con unos círculos profundos dónde posaba un coñac a las rocas, su trago predilecto, un cigarro que no faltaba en su boca, cuyo borde estaba recubierto de la nicotina que expelía cuando dejaba salir bocadas de su vicio.

Debes saber que hoy trabajas mí, te daremos un traje nuevo y calzado. Cumplirás con tu trabajo estando a mi vista, no harás nada hasta que no te diga. Lo miro fijamente y le pregunto ¿Sabes disparar? No, contesto secamente. Aprenderás a disparar en nuestro galpón y otras cosas para mejorar tus técnicas de pelea. Si alguno te pregunta dirás que trabajas para mí, eso será suficiente hasta que ganes respeto en los lugares. Antes de que lleguemos anda a comprar tu ropa y te regresas, Luke ira contigo, en ese momento un hombre de cabellera larga estaba esperando, mientras el vehículo se estacionaba al instante que abría la puerta dejándolos salir. No pasaron dos minutos cuando fueron sorprendidos por una ráfaga de disparos que venían de un convertible color verde esmeralda, se colocaron dos hombres delante de Mr Wolie, mientras estaban detrás de la blindada camioneta respondiendo con sus armas cortas que sacaron de la cintura y otra que le fue entrada al joven Harold, que se estrenó disparando toda la cacerina en menos de tres minutos de una Glock 737, la cual manipulo con sus grandes manotas sin ningún problema. El piso luego de la balacera, quedaron dos hombres vestido con trajes plateados y calzados de marca. El señor Wolie dijo, con aliento acelerado. Son los Hombre de Michel Ramírez, agarren sus cuerpos y láncelos a la basura y luego limpien todo. Vente conmigo Harold, en tantos los dos hombres se fueron a limpiar la sangrienta escena.

Pasadas unas horas luego de haber comida un rico almuerzo, servido por dos hermosas chicas. Los dos hombres trajeron dos sendos trajes para Harold, el cual fue al baño enviado por el señor Wolie, para que se los pusiera. Al terminar la tarde estaban contado grandes cantidades de dinero y almacenada cantidad de cajas, las cuales se suponía contenían el polvo que los obligaba andar tan vigilantes.

Harold durante los diez primeros meses logró posicionarse como uno de los mejores, gracias a su adaptabilidad lograda desde chico en lo que concierne a tener problemas. Así como se metía en problemas lograba salir a la fuerza, pues su corpulencia había mejorado y se perfilaba como uno de los líderes en la organización más jóvenes y audaces, capaces de exterminar cualquier peligro que acechara a la organización. Su horario de trabajo comprendía desde las seis de la mañana hasta las doce de la noche, siempre y cuando el señor Wolie, estuviera durmiendo con sus chicas y dentro de una piscina en sus ratos libre mientras ellos; Luke y Raimon junto con él se pasaban dentro de las instalaciones jugando barajas o pool, otros días se iban a disparar y hacer apuestas de Béisbol, lo cual pudieron los tres compartir como Hobby. Así logró pasar un año vivo, pues, cuando estaba en los bares que frecuentaban siempre estuvo en problemas o anduvo reventando cabezas a los deudores de la organización, de la mano de su inseparable amigo Luke.

Hace una semana que estuvieron los dos con el señor Wolie y en su incorregible afán estuvieron en problemas con Harold, porque anduvo esa noche mirando la una mujer pelirroja, que después se enteraron era la mujer de Jhonny Afante, un narcotraficante que comenzaba a hacer ruido, cosa que perjudicaba a las organizaciones que buscaban pasar desapercibidas antes la vista de la justicia. Algunas veces comprando a un juez y otras tanto, arreglando el silencio con la muerte de sus acosadores. Esa noche les fue de la patada, porque, ha sido la única en que su jefe apostó por la golpiza que le daría su pupilo a cualquiera que se le atravesara, siendo el ganador el afortunado de llevarse a la cama a Rachel Oliveira, despampanante mujer que esa noche fue motivos de todas las miradas y causante de una de las más grande peleas ocurridas en la ciudad de Sea Soul, bordeada por edificios altos y callejones propicios para delincuencia y consumidores de droga, apostadores y alcohólicos,  cuyos cuerpos eran encontrados apuñalados o con sobredosis entre montones de basura, dejados por sus cobradores. Harold, peleo con uno de los guardas del Jhonny próximos a unos cuarenta minutos de puro golpe y cuanto objeto encontraron en la calle para estrellarse el uno contra el otro, ambos con la misma altura y porte, se veían como máquinas de dar golpes y en el momento que Ricky daba un manotazo Harold le descargaba tres, tirándolo contra el suelo y esperando se levantara, para darle oportunidad a que probara su fuerza. Harold siempre estuvo llevando golpes durante su niñez y por este motivo siempre aguato los golpes, cuando fueron ocasionados por otros mayores que él, permitiendo se acostumbrara a estas lides, en un momento el señor Jhonny alzo sus brazos en señal de evitar su hombre fuera destrozado, ya le había roto dos dientes y los hombres del señor Jhonny estaban con la adrenalina en su clímax, con la intención de acabar con todos a los puños. Luego de que fueron separados, y el señor Wolie alzaba por un brazo a su pupilo, le llovieron una cantidad de golpes a todos sus guardas espaldas con él, y tuvieron que salir corriendo para montarse en los vehículos y salir a toda marcha llevándose la peor parte Luke, cuyo ojo estuvo en el camino de un puñete que lo golpeo con tal fuerza, tirándolo sobre el capo de una de las camionetas y siendo rescatado por el señor Wolie, mientras daba voces gritando se subieran de al instante. Mientras blandían sus armas en señal que dispararía, si no los dejaban ir, mientras le caían una lluvia de vasos y copas llenos de licor. El dueño del local conocía a cada uno de sus visitantes, y en unos días sabría que irían a pagar los destrozos ocasionados, los cuales excedían unos cuantos miles de dólares. Paso ese mes y Mr Wolie pago los daños causados por todos, sin embargo, la deuda que nació a partir de esa discordia fue una de las más sanguinarias que pudo el submundo de Sea Soul.

Harold se perfeccionaba en y entrenaba todos los días no hubo semana en que tuvo que matar antes que él lo fuera, tomo por costumbre fumar como lo hacía el Mr Wolie y también a coleccionar tantas mujeres como le permitía su estatus, que había mejorados en los últimos años. Ya Harold se desenvolvía sin tropiezos en el ámbito de los bares y en ese ambiente de drogas y cobro de deudas que le dejaban a la organización jugosas ganancias, conocidos por todos los jefes de bandas y tratado con respeto, pues a pesar de haber matados más gente que sus compañeros más antiguos, él lo hacía de una manera silenciosa y sin dejar huellas. Por esta razón era uno de los mejores matones que tenía el Mr Wolie. Un domingo por la tarde que estaba limpiados las armas, aceitándolas y cambiados resortes, cosa que los delincuentes hacen de forma continua para tener sus herramientas a punto de disparo. Harold quiso hacerle una broma a su amigo Raimon Spriela, que estaba para ese entonces acabando de llegar y Harold monto su cacerina, accionando el disparador por accidente y rozando la cien de su amigo, cosa que casi termina matándole, mientras Luke con los ojos desencajados no salía del susto. Después de pasado un rato Harold se disculpe en repetidas oportunidades y le hizo una promesa que nunca volvería hacerlos y desde ese día hasta el encarcelamiento de Raimon mantuvieron su amistad consecuencia de una mala pasada.  

Un día llegó a los galpones del Mr Wolie una limusina color plata y descendieron cuatro hombres de ternos negros, Harold salió a recibirlos de parte de Mr Wolie, porque se lo había comunicado la noche anterior, nunca pasaron situaciones fortuitas bajo el mando de su jefe, y siendo el uno de los trabajadores más elegante y de mejor postura, porque de esta manera durante el tiempo que salió del reformatorio, sería unos 3 años, Harold cumplió la mayoría de edad y parecía un hombre de unos 26 años, su barba había crecido y debía afeitarse todos los días, perfumarse y pulir sus zapatos antes de salir de su cuarto para ponerse a la orden de su jefe, el cual, le ordenaba lo que correspondía con el día. Llegando el hombre llamado Kilin Magre se presento a Harold con ellos y abrió la puerta haciéndolos pasar, entes se limpiaron las plantas de sus zapatos en la alfombra de la entrada, para después dirigirse a unas escaleras alumbradas por una lámpara modelo de gotas de agua. Cuyos reflejos hacían cuadros en el piso perfumado contiguo a las escaleras de la oficina del Mr Wolie que los esperaba antes con la puerta abierta. Después de un abrazo, Harold que no preguntaba nadas más, envió a la señorita trajera bebidas para todos, una mujer de ascendencia mexicana, caminaba como el que anda por un montón de obstáculos trastabillando a veces y con la cabeza enterrada cual, avestruz. Suelen tener este tipo de actitud aquellos extranjeros inseguros con el temor y amenaza de ser deportados en cualquier momento por alguno que se molestara con ella. Con Mr Wolie estaría tranquila, el mantenía a todos bajo perfil y sobre todo ofrecía trabajo y seguridad para con sus hermanos latinos. Llegó la señorita con los tragos repartió entre ellos y Harold se dio cuenta por el trato que eran familia, al pasar unas dos horas de encierro en la oficina, así como compartió conversación su jefe con su hermano, él converso todo ese tiempo con los tres hombres, en tanto Raimon y Luke resguardaban las puertas y daban instrucciones a nuevos hombres que iban sumándose a la organización, daban ojeadas y caminaban observando desde abajo hasta el lugar donde se encontraban Harold con los tres hombres que en momentos parecían conocerse de mucho tiempo, dejaban escapar risas escandalosas que inundaban el espacio.                   

Lo que no debí contar

 

Consígueme aquí: https://amazon.com/Dani-DaniVeras-DaniVeras-DaniVeras-Dani/e/B01HZUQDDA

               

El hecho de que sea el eco o como diría mi padre, esa voz multiplicadora de un suceso que se produjo en la población dónde nació la historia no significa la verosimilitud del mismo, pero, si hará esclarecer las circunstancias que fueron propicias para que ocurriera. En el año 1947, mi padre arriero de campo y participante de un grupo de trabadores labriegos todos, cuya responsabilidad lo ataba a todas las decisiones tomadas por equipo en sus reuniones. Un escrito, puesto en mis manos sigilosamente, para que opinara según fuera mi criterio, además de recoger todas las versiones del hecho, puesto por los protagonistas en el sitio en el que ocurrió. Para que sea descubierto y transparentado y a su vez, investigado por la autoridad, porque nadie pudo entender la naturaleza del hecho.

La muerte comenzó a rondar el pueblo de Lord Master, desde el mismo día en que el señor Hert Boglus consiguió una pepita de oro incrustada de manera misteriosa en el suelo de su hacienda. – Pienso, como sucede tantas veces ese amargo sabor que despierta la avaricia entre los hombres (fiebre del oro), terrible comparación que nos da la historia, los cuales, se repiten toda vez y a través de los siglos. – 

Fue amigo de mi padre el señor Hert Boglus, compartieron desde la infancia la vida de campo, compañeros en la escuela que quedaba cerca, unos ocho kilómetros del pueblo, más allá de dónde pasa el rio, sitio por el que debían cruzar todos los días cuando tocaba clases de colegio.

La mayor parte de situaciones que aquí les cuento han sido narradas por mi padre, porque estaba yo pequeño para esa época. Mi Madre y mi padre, allí se conocieron, estuvieron saliendo durante un tiempo en el cual, nací, hijo del campo. La familia de mi madre no estuvo de acuerdo en unión y por eso el abuelo, le propuso a mi padre, según él me contó. Viniera a vivir con mi madre a la hacienda de su propiedad. Cosa que hicieron complacidos y estuvieron ahí, hasta el tiempo que mi padre, comenzó a criar ovejas y caballos, logrando comprar unas tierras con sus ahorros, y partiendo de unos cuantos dólares más que le fueron dados por mi abuelo en favor de mí madre su hija, para que nos mantuviéramos, de esta manera comenzaron a multiplicarse los animales en el establo que construyeron cuando aprovechando el momento.  Lord Master era una tierra de campo fronteriza con el pueblo de Los Ciprenis, las cuales, se caracterizaban por producir en abundante fruta y carne, cuya riqueza fueron acopiando durante los años y exportando hacia otros lugares del pais.  Todo esto sucedió mucho antes que se desatara los demonios, causantes de las desgracias padecidas hoy. Sucedieron porque en pueblo de ignorantes, los religiosos ocultaban muchas verdades que rompieron la cadena protagonista de los autores, cuyas luchas hicieron posible la paz de los aposentos o cementerios de losas blanqueadas, es un título que se otorga a aquellos lugares donde rondaba la hipocresía.

En ese momento de vida nos encontramos a la espera de mi otro hermano Hermogenes. De mi hermano algo recuerdo que, mi madre estuvo salvando el embarazo durante los nueve meses. Ya que, el pronóstico del médico decía era de riesgo, y recuerdo que paso mucho tiempo en cama, cosa que mi padre y yo con 5 años, tuvimos que trabajar solos y hacernos comida.

 Para el mes en que llegó el invierno, había nacido mi hermano. En esa época hubo bastante frio y el ordeño temprano resultaba sacrificado y procurábamos no se atrasará.

Hermogenes, nació pesando 4 kilos y traía en su aura la contextura robusta de nuestro abuelo, característica que le permaneció durante su edad terrena.  Cuando fuimos adolescente y antes que ocurriera el incidente con el señor Hert Boglus; mi padre considero que fue uno de los años peores para la familia, porque nuestra tierra y casi toda la del pueblo, se volvió por  un lapso de 7 años con resultado de un fenómeno climático, las aguas del principal rio no llegaban abundantes como en los años anteriores, las fruta de los maizales se disminuyeron por hectáreas, y el campo fue tomado una buena parte como pasto para animales, y esa forma de cultivar la tierra con animales trajo perdida y produjo la escasez por ese tiempo. Muchos arrendaron sus tierras, y de un grupo grande se supo que claudicó ante las presiones de los bancos, se dice que ellos aprovecharon la caída producida por la intensa sequía para darle la estocada a los terratenientes, y todo esto dio como resultado la poca producción de hortalizas y leche, lo apuntaba a la falta de dinero, cosa que nos tomó a casi todos por sorpresa, con el fin de que a todos nos ocurrieran eso mismo con los préstamos bancarios, aconsejamos a mi padre que esperará. Tuvimos que soportar la inclemencia inusitada acaecida sobre la amada tierra.

Aprendimos a vivir de aquello que encontramos en la tierra, cualquier cultivo para nosotros era bueno y apreciado, mi hermano yo tuvimos que aprender a convivir con los saltos de comida que se vinieron repitiendo en Lord Master. Los niños ya no corrían como antes detrás de los juguetones insectos, los cocuyos y saltamontes no eran un entretenimiento; nos abocábamos a conseguir entre las piedras del río alguno que otro pez, pegado entre las piedras y así hallar las proteínas necesitadas durante el día.

Los sueños continuaron, pero no eran aquellos que te levantan placenteros. Estaban llenos de neblinas y ansiedad por mejores tiempos. Fueron varios años casi hasta que alcanzamos nuestra adolescencia. De ahí en adelante hubo un giro por alrededor de dos años de pleno crecimiento, la economía comenzó a dar sus frutos, las carencias cuyo síntoma se aprender y transforma en costumbres de ahorro, fueron llevando a las familias y al pais en franco elevado crecimiento. Nosotros culminamos la preparatoria por ese tiempo y seguimos avanzado a la Universidad, veníamos al Lord Master cada quince días. Nuestros padres se fueron levantando y a su vez contrataban dos peones para que hicieran el trabajo de ordeño y a su vez atendieran todo aquello relacionado con la tierra que se vino transformando en una prospera finca. Pero ahí no podemos enfocar nuestro relato, ocurrieron otras tantas que hicieron posible todo cuando aquí les voy contando.

Para el año 1957, el señor Hert Boglus, cuyas tierras estaban cercanas al río Nalunb, con sus aguas que se extendían hasta los límites dónde abrazaban parte de sus tierras, era uno de los pocos lugares dónde la abundante visita de las aves migratorias escogían, para hacer sus nidos, en épocas de apareamiento y crías, durante un tiempo prudente en el que la naturaleza obliga a estos maravillosos y coloridos seres, pintados con la acuarela brillante, en combinación misma con el cielo y el ambiente hacían del paisaje una esplendorosa pintura que se asentaba para siempre en la memoria de quienes el lugar visitaban, quedándose para siempre aquella belleza natural en el fondo dónde se guardan todos los inolvidables recuerdos.  Ahí se originó la primera vista de una pequeña roca conseguida por el mismo dueño, el preso de la impaciencia y alegría hizo pública la hazaña que lo condujo prácticamente a perderlo todo. “Aquella vez sucedió contó el un reportero de radio su amigo llamado Filerto Andamás Contrines. El encargado de la noticia y al mismo tiempo, el que puso en las manos de casi todo el pueblo el gran descubrimiento y promesa que pondría al pueblo de Lord Master en el sitial de la riqueza nacional. Ese mes en el que anduvo el señor Hert Boglus escavando como era costumbre y de la misma aquellos que de antaño le conocían, le daban por sobre nombre el topo. Venia de escavar durante varios días al borde del Nalunb, dónde el viento atraía el agua y se recostaba a la pared que formaba la azulada arena, en la que de noche brillaba una mancha con la luz de la luna y para poder verla tuvo que pasar varios años observando el curioso misterio, por ese tiempo no le importaban los llamados de su esposa para que durmieran dentro de la casa y menos el frío profundo que le arropaba por las noches, en su favor usaba una cobija cuando caía la luz y comenzaba el viento a serpentear entra los árboles y las olas, el fenómeno que hizo posible el avistamiento. Muchos creyentes de Ovnis voladores esto debido al nombre que el periódico y la radio describió como también pensaron, que sería al fin la presencia de seres que venía de otros mundos a conquistarnos. Entonces, asustaban a la gente e hicieron un conjunto de propaganda que en cierta manera benefició por un tiempo al descubridor, manteniéndolo oculto y en cierta manera le daría tiempo de sacar cuanto pudieran de la mina que había descubierto el señor    Hert Boglus del río Nalunb en su garganta. Cayó el invierno y del río congelado salían metros y más metros de oro, los cuales, se hicieron cotidianidad en la hacienda y en toda la parte norte de estado. Mucha gente se sumó a la búsqueda de oro, antes de que el estado tomara la decisión de aplicar una política de recuperación de espacios, en cuyo linderos y hectáreas que fueran capaces de producir cantidades de materiales, con el discurso de que pertenecían al estado. Con estas leyes Federales comenzó una andanada de saqueos y destrozos. Propiciadas por la misma gente que ejercía de gobernante, rompió con toda norma de respeto e interpretaba que la hacienda y propiedades ya no eran de su amo. Todo ese escándalo que trajo la explotación de oro fue aminorando en la medida que los ánimos se apaciguaban, más, sin embargo. Todo suceso por mínimo que parezca quedó circunscrito en la memoria de la gente, y sobre todo en los jóvenes de este tiempo que en su carne vieron como por el oro los hombres se hicieron bestias. Las vestimentas disimulaban el hecho que trajo la riqueza inmerecida, el río cambió del color azul a sangre, y en todo el ambiente se asomaba influencia malvada de aquello inmerecido.

Las personas que alguna vez fueron amables hoy semejaban fieras con uñas y dientes, entre cueros y sangre su vida había cambiado. Se olvidaron que alguna vez fueron gente y la codicia comenzó a cambiar la silueta de un pueblo amable. Ya las cosas no fueron más nunca como antes, los chicos extrañaron a los amigos. Lord Master un pueblo diferenciado de los demás por su alegría, hoy convertido en pozo de rufianes y plagada gente sin escrúpulos. Allí dónde las fechas nacionales fueron celebradas por los Nacionalistas y Republicanos, los que una vez pusieron las piedras fundacionales que los hizo convivir como hermanos, ahora convertidos en enemigos encarnizados, divididos por egoísmos. 

Formados en grupos calificados según el trabajo y su uniforme, las hordas que en un tiempo dejaron de ser inocentes mineros ornamentales, ser convirtieron en esa multitud indescifrable, cuya única intención sería acumular la mayor cantidad de oro que pudieran llevar sobre su cuerpo, arqueados los unos y esclavo de los otros continuaron por mucho tiempo.  

Los valles de Lord Master y esa pequeña porción pertenecientes al señor Hert Boglus, que antes fueron apreciadas por su abundante producción de maíz y trigo, hoy convertidas en campamentos de intercambio y piratería, con sus nuevas pistas de aterrizaje que les servían a los contrabandistas para sacar la riqueza saqueada del lugar. El giro repentino de la vida en los habitantes de este pueblo obligo a retirarse y dando oportunidad a los filibusteros, para quedarse con sus pequeñas casas y de amplios territorios, lo que hizo que el padre de Tom se suicidara. El señor Big Moon, así le decía y no lo conocí en persona porque somos el tipo de gente que pocas veces comulgan con sus vecinos en la juventud, mi hermano Hermogenes, supe con los años que estuvo saliendo con la hermana de Tom Moon. Me enteré el día que acudimos por la noche a su velorio; fue la oportunidad en la que pude conversar con muchos de los vecinos y darme a conocer. Cada vez que mis padres me presentaban decía mi nombre. “Este es mi hijo Garret Josse”, tiene con nosotros toda la vida. Cuando alguno quería saber un poco más de mí. El hacía que me sentara a su lado para narrarles en que ayudaba en la hacienda y cuantas cosas me gustaban. Sobre todo, me avergonzaba cuando hablaba de mis calificaciones y las otras tantas cosas que hacemos los hijos por enorgullecer a nuestros padres. Me consideré un muchacho tranquilo, al cumplir los 17 años me fui a la escuela de oficiales y alcancé las condecoraciones producto de mis años sirviendo a la nación, exactamente tengo más recuerdos del campo de batalla en el Oriente que los vividos aquí con mis padres, estaría en el ejército unos 20 años, hasta hace escasamente una semana en que me encontré camino a la tierra de mi infancia. Pudiera decir que estoy feliz, porque nada en este lugar a cambiado, puedo recordar a los hijos de mi hermano Hermogenes, los que han crecido tanto que los desconozco en la altura que han alcanzado.

Las horas en las tierras de mi padre siempre fueron tranquilas, los pastos verdosos son movidos por el viento y entre los dos en su suave rozar, producían el silbido aquel que trae la música de los campos y con el repentino maullar de lejos que proyectan los cerros cuando ganado despierta.

Estuve muchos años casado, lamentable porque, ella me engaño con otro hombre y tuve que quedarme con mis hijos hasta que pudieron terminar sus carreras, ya para ese tiempo decidí marcharme, soñando que en las tierras de mis padres podía ayudar y construir una nueva vida.   

Sun the Horizon I

Consígueme aquí: https://amazon.com/Dani-DaniVeras-DaniVeras-DaniVeras-Dani/e/B01HZUQDDA

            La semana pasada se dejó ver una noticia que pocos diarios reseñaron, y resultó tan poco difundida que, piensa el editor de este periódico, haya sido producto de la volubilidad amarillista que trajo un comentario mal deseado por alguna de las escandalosas radios nacidas en la banda ancha. Hasta ese punto llegó el suceso y dijo, mayor altura alcanza una hoja que a su atojo mueve el viento y se mantiene en el aire cuanto dura su peso.

En este medio no estábamos en capacidad de opinar sobre aquello que en la calle conseguimos, pero, solemos colocar las cosas tales como son y evitamos de esta manera, caer en aquello que resulta poco creíble o salirnos de realidad. En fin, contamos la noticia tal cual sucede tan concisos y exactos, esta era su opinión, cosa que se respetaba por ser parte de la directiva y, además director.  

Bueno queridos lectores, como pareciera que estamos dando muchos rodeos, para dar con la noticia, de la cual, todos deseamos enterarnos, cosa que se recomendaba en la escuela de periodismo, cuyos principios nos decía, que debemos crear ese ambiente anodino que sea capaz de resistir la crudeza de la información y, por lo tanto, así comenzaremos. 

El día 18 de agosto era una fecha importante para mí, pues, siento que han sido los primeros días en los que me inicie en este oficio. Sería como las 12:00 de la noche, estábamos el señor William Pelman y mi persona, conversando sobre las fisonomías de algunos apellidos, él me dijo que su familia venia del Sur y por esa razón su cabeza era grande y de espalda agrandada, tenía un cuerpo inmenso, sin que su color de la piel le fuera ajeno al sol, que por esos lugares se hace presente con una intensidad que a veces quema los pies descalzos de los niños que abundan sin sus padres. Me dijo que se acostumbraba a usar el cabello corto, porque era costumbre en sus primeros años cuando estuvo en la marina. Esta era otra de las características del señor Pelman, era un hombre fornido y pesado desde el ángulo que uno le mirara, me hacía sentir algo de seguridad y quietud, solvencia cuando con él se estaba. Nos hicimos amigos desde el primer día que toqué la puerta del periódico. Por el momento nos vinimos de su lugar de vigilancia y tomábamos una taza de café, mientras pasaban las horas. Cuando de pronto el ruido del teléfono colocado en la garita, comenzó a sonar repetidas veces. Tuvimos que correr y traernos las tasas calientes sin poder aún tomar para entender la urgencia. 

            La llamada venía de la calle y, era de un señor que se identificó como Anel Mirones, quien dijo, que el motivo era porque su novia Fariña Stant, había sido atacada a pocas cuadras por uno bandidos que no pudo identificar en la oscuridad de la noche y necesitaba ayuda.

La policía había llegado y el no supo si su novia estaba bien, ya que él salió corriendo, porque los tres hombres se habían ensañado contra él en ese momento, y salió corriendo buscando salvar su vida. Se le notaba jadeante y cansado por la carrera. Tomamos sus datos y salí con uno de los camarógrafos el señor Pablo González, porque era una de las tareas asignada para los periodistas. Ayudar y a su vez, tomar la denuncia, mientras vimos al chico Anel asustado cuando se le abrió la puerta, nos fuimos al lugar que nos describió y donde la situación había ocurrido. Supimos de inmediato porque en esa esquina dónde el foco de la lumbrera falta se hace oscuro cual madriguera. Quedaba dirección al puente que colinda con nuestros edificios.

En la oscuridad de este lugar habían ocurrido varios atracos y no era la primera vez, ya que, habían intentado robar a una de nuestras compañeras que por allí caminaba hace unos días. Cuando llegamos estaban encendidas las luces de la patrulla que había acudido en ese momento, viendo   que estábamos llegando. Supimos por información de uno de los oficiales que tenía a tres hombres identificados, y ya puestas las esposas y en sus cuerpos recostados sobre la unidad. Me identifiqué con oficial superior y le dije. Señor oficial quisiéramos tener los nombres de estas personas, para poder publicar el suceso antes para que salga en la edición de mañana, de inmediato accedió y me daba la mano para saludarnos y entregarme el portafolios donde tenían los nombres.

Comentó que su rango era de mayor y el nombre era Robert Risquet, que se encontraba por el momento encargado de la triangulación en la zona que le había asignado. Me entregó una hoja de forma amable, para que de ellos tomara los nombres e hiciera con detalle la noticia. Me sorprendí porque vi el nombre de una joven de cabello rapado y botas militar, llamada Alba Paulet y otro nombre que por sus ropas parecía un mendigo y de cabello rucio por el sucio, pero notaba que se parecía a uno de esos jóvenes que se habían escapado de su casa hace tiempo, y eran buscados por motivos de vicio. Tomé los nombres y comencé a escribir al llegar de vuelta, analizando sobre aquello que había sucedido, sin mayor prejuicio que obligara a una síntesis consiente de cómo era posible, que nuestra joven sociedad terminara envuelta en el mundo de la droga.

            Es doloroso saber que la codicia hace la frialdad de las almas, y este ambiente humano es el móvil que conduce a la autodestrucción, así comenzó mi reflexión. Traté de acabar la noticia en el tiempo que pudiera y conseguir fuera publicada esa misma noche para que fuera leída por la mañana.

            Para nadie es ajeno que, dentro de nuestro entorno, estén pasando estas situaciones en las que algún familiar se vea envuelto en el mundo de las drogas. Pareciera un tema que a pocos interesa, siempre y cuando no nos suceda en el entorno familiar. Por lo menos esa señorita llamada Alba Paulet, se le veía rasgos de buena familia y su acompañante también, que por alias le dio la policía el mendigo. Entonces entendamos el vicio que hoy se asoma como un monstro y escala todos los estratos del mundo y la familia, llegando hasta lo más sagrado de la sociedad, que son nuestros hijos. Esa noche terminé a tiempo y como siempre antes de irme del trabajo, acompañé al señor William por los alrededores y notando que aún se encontraba El chico Anel esperando, ya acompañado de su novia, la misma que la policía pudo hallar. Estaban abrazados durmiendo, mientras el poniente se hacía presente por el este en sus primeros rayos, haciendo que la noche se nos fuera.             

Sun the Horizon

Consígueme aquí: https://amazon.com/Dani-DaniVeras-DaniVeras-DaniVeras-Dani/e/B01HZUQDDA

            Para el año 1963 el periódico de Sun the Horizon, publicó una serie de relatos, los cuales fueron dejados en la puerta de su edificio, con la intención interpretativa del lector, que fueran puestos en manos de la gente. Razones misteriosas puestas en marcha en el mismo momento de ser hallados por el vigilante William Pelman. Esa madrugada dijo él mismo, haber escuchado un ruido fuerte que golpeo las puertas de vidrio e inmediatamente comenzó a buscar, mirando por las cámaras el causante del hecho.  Observando detenidamente las siete cámaras que daban vuelta a todo el edificio, comentó que pudo divisar una sombra alta que daban pasos gigantes en su rauda huida. Pasada la mañana en el momento que daba por terminado su turno. Dejó escrito, que había recogido un fajo de documentos, mismo que entregó al personal de turno que trabajaron ese día en la rotativa. El personal de turno hizo la inspección de todas las cámaras y encontrándose con la sorpresa que, para la hora descrita del acontecimiento no se encontró evidencia de persona, nada más que una bolsa amarrada con un sucio trapo, en cuyo interior revisado por el supervisor de guardia, encontró un fajo de papeles sin importancia, cosas que terminó por pensar era basura.

Esa tarde el vigilante William Pelman, tomando de nuevo su turno. Estuvo comentando al joven Nixon Maine, aprendiz en sus primeros años de periodismo, el menos antiguo. Diciendo lo que en la noche había sucedido. En los primeros meses habían hecho una pequeña amistad, que iban en franco desarrollo, por el motivo que obligaba al vigilante, a sentirse comprometido con el joven para que se ubicara en el edificio y comentarle todo lo que en los pasillos pasaba y rumoraba. En el mismo momento en que el joven se enteró, se despidió de su amigo y fue directo al almacén de guardia, en búsqueda del fajo de papeles, los cuales le despertaron curiosidad. Principalmente luego de haber leído el informe final que elevó el supervisor, donde decía, era algo de menor importancia. Entonces lo que describió el señor Wiliiam Pelman quedó sin efecto, pues la sombra que él dijo haber divisado, en ninguna de las cámaras del edificio fueron encontradas. No obstante, el joven aprendiz pasó parte de su día de trabajo leyendo las escrituras, las cuales, pudo pedir en favor prestadas por uno de los almacenistas.  

Luego de que pasaron varios días, el joven se había tornado silencioso y se le veía curioso, asumiendo un porte más investigativo, para esa semana que tardó en leer lo escrito; pidió el favor a uno de sus superiores, le permitieran resumir aquello que había descubierto dentro del documento valioso, que así daba él joven por nombre. Luego de conseguir la venia de su jefe, le mostró el borrador en cuyo interior se develaban sucesos y acontecimientos próximos a suceder en la ciudad de Nueva Orleans, lugar favorito para contar historias de terror, esto debido a que guarda un crisol de influencias francesas, africanas y americanas de su época.  

El superior del joven Nixon Maine, leyó muy poco del artículo que el su aprendiz le había presentado, sin pensar dejó a su criterio y razón, para que fuera publicado.

 En sus primeras líneas hablaba de la noche en fue vista la sombra que dejó los documento, ahí comenzó el misterio. Porque dentro del conjunto de papeles que sumaba 99 hojas, había la descripción clara en el que se detallaba al mensajero del más allá.  

En los documentos hallados, exactamente en la página numerada con el 77, dónde se hablaba de la sombra vista por el vigilante William Pelman, el cual suponía fuera el guardián de los cementerios, cuya figura consistía en resguardar a la humanidad de la venida inevitable del rey de las sombras.

El que haría su aparición con fuerte asombro y retumbo para hacer saber de su presencia, recayendo ese mismo día una señal sobre el que estuviera cerca. Esa mañana siendo las 4: 00 Am, momento en que fue publicada la noticia. El vigilante de turno William Pelman, recibía una llamada anónima que contaban de un accidente ocurrido en la Av 77, cercana al hotel Big Building, cuyo protagonista era unos de los diputados más populares de New Orleans, llamado Erni Bulladr. Misma popularidad que logró gracias su trabajo por la comunidad a lo largo de sus 77 años de vida. La descripción de la noticia causaba asombro, ya que, fue puesta cómo el acontecimiento acaecidos para ese día, comentadas en el periódico y la gente que temprano se enteraba por la radio, cuando iban camino al lugar de trabajo. Sorpresa para todos, porque el acontecimiento coincidía con la hora y fecha, dictadas por el joven Nixon Maine en su artículo, la cual, hizo público sin saber de los movimientos ocurridos durante ese mismo instante.

Esa hora en el periódico Sun the Horizon, se podía leer, cuando el reloj marcara ese minuto se vendría abajo un árbol en señal del despertar de tantos años.

En el caso del Ernie Bulladr, y su chofer, fueron sepultados por una torre gigante que se desplomó, en el momento que esperaban el cambio del semáforo que se encontraba en la esquina de esa. Av 77, cosa que muchos interpretaron después de haber leído el artículo del periódico lo descrito por el joven Nixon, que no fueran mera coincidencia.    

Esclavitud del Siglo XXI

Consígueme aquí: https://amazon.com/Dani-DaniVeras-DaniVeras-DaniVeras-Dani/e/B01HZUQDDA

            Llenas están las instituciones con gente que busca una mejor situación de vida, lejos estamos de eso. Allí dónde soñamos las maravillas, suele ser las descripciones Dantesca del infierno. Obligados por nuestros sistemas a esclavizados por salarios de hambre emprendemos un viaje oneroso, el cual pintamos de hermosos amaneceres y bellos lugares, cuya pintura disimula el mal momento que pasamos. No trato de hacer este comentario testimonio personalísimo en vista de que algunos mentimos para hacer creer a los nuestros de lo bien que la estamos pasando. Pudiera alguno decir que no le ha pasado igual, pero a mi parecer cada uno arrastra la cruz a su manera. Estos lugares son unas cuevas de peligros, dónde abunda la colaboración hipócrita, la cual termina quitando parte y más de lo que nos hemos ganado contrabajo. Ninguno he sabido que sea bañado por la bondad de alguno, sufrido y llorado, acosados y perseguidos, estigmatizados y sucumbidos por sociedades en las que los derechos son impuestos por una ley esclava, nadie la regula, menos fueron creadas para nosotros, es una aparte triste del mundo que se creía civilizado.

            Nosotros los desesperados y a la vez ilusionados tomamos ese destino por los cuernos queriendo cambiar todo aquello que no estamos dispuestos a soportar, esta esclavitud no sólo la vivimos los venezolanos, sé que en un rincón apartado del mundo te encuentras con un ser humano luchando por encontrar manejar el timón en su favorable dirección. No hay culpables luego de haber partido, los culpables se quedaron atrás, sepultados en los cementerios dónde se guarda el pasado, todo lo que no hemos podido cambiar por pertinaz que resultan algunas situaciones. Vidas cortadas antes de tiempos, obligados algunos a madurar antes que sea el momento, sin lágrimas y dispuestos a lavar los trapos sucios producto de un centenar de caídas.

            Enfrentar sabiendo que eres esclavo, que hay lugares del mundo dónde un fregador de platos puede ser un buen doctor, aquel ingeniero en su país, hoy es aprendiz, un limpiador de pisos tiene un grado de maestro, el repartidor se graduó de contador en su lugar. Cada uno cumplió con los requisitos exigidos para obtener su profesión. Debemos querer cambiar nuestra forma de mirar el futuro, hemos sido suelo dónde se escribe la ley humana, esa que a nadie ampara y nos conmina a seguirla, porque no hacemos el mundo para los seres humanos, lo creamos para cultivar esclavos como si fueran jardines y ellos serían los frutos.

            Sometidos a constantes cambios, nos hemos vuelto masa modelable a cada circunstancia que nos perjudica, más bien la virtud se desenvuelve entre los escombros del lugar que habitamos, la misión no hace a un mejor hombre, lamentable se ha perdido. El mundo que queremos nos obliga a vencernos a nosotros mismo, a querer hacer más allá de lo que existe, trocar los caminos hacia lugares más humanos. Que nuestros viajes se conviertan en triunfo y aquello que una vez fue el muro que sostuvo los sueños, sea derribado por nuestra voluntad y deseo. Que sepamos interpretar cada día ese sueño que acompaña el esfuerzo del mundo realizable, y podamos andar en las fronteras de las igualdades. Borrando así el estigma de desagrado que dibuja la realidad de un mundo desigual. Comprendamos que sólo los hombres y mujeres que exigimos entrar al mundo dónde la prosperidad forma parte del trabajo y los fracasos formaran parte de un pasado.

Que nuestra memoria guarde todo lo que hemos vivido y contemos a nuestros hijos como fue posible construir el mundo, en base a nuestras necesidades plurales y no, a individualidad que no trajeron más que pobreza. Nuestra prioridad sea condiciones que alienten a las personas a seguir trabajando, mientras vamos en conjunto creciendo. Cada uno desde su lugar exigiendo a quienes manejan las leyes, a que contribuyan al fortalecimiento de nuestra tierra. No puede ser una ilusión aquello que construye una mejor casa, para que habiten los seres que este mundo construimos, somos la parte fundamental por la que se llame así. Hemos sido polvo de esa tierra que por nuestra sangre corre y no podemos callar, cuando patentes se ven tantas desigualdades.  

Pueblo Apartado

Consígueme aquí: https://amazon.com/Dani-DaniVeras-DaniVeras-DaniVeras-Dani/e/B01HZUQDDA

Primera Parte

Pueblo apartado.

No era extraño que pasara todas las tardes ese joven alto observando hacia los ventanales de la casa grande, tratando de introducir su mirada por el resquicio insignificante que proyecta la luz, cuando se cuela por los agujeros de las paredes blancas entre juntas del sobresaliente aposento. Filomena Marcussí Salvatierra, todas las tardes se sentaba en la silla de mimbres, colorada, junto con su prima Doménica Salvatierra Granados, la de tez de porcelana y de ojos azules, cual si fueran la eterna bóveda del cielo. Dos jóvenes que comenzaban a sentir desde hace tiempo, el significado que tienen los cambios que experimentan las niñas próximas a su adolescencia. Se aumentan los calores en el vientre y aquel montón de mariposas se alborotan y revolotean sin descanso. Eso pasaba cuando veían pasar a los muchachos peinado con gomina y cabellos abrillantados, que desfilaban y se contoneaban frente a ellas, sólo con la imperativa intención de verlas sentadas en el porche de la casa de columnas imponentes. Tratando con disimulo y en su presencia, no fueran notados por la negra alta Dolores, siempre atenta, la misma de siempre, que las estuvo cuidando por orden de su amo, el señor Pablo Marcussí padre de la niña Filomena, Dolores lo hizo de mucama por todos los años, hasta su muerte, tantos eran desde que atendió su nacimiento.

La hacienda de cacao que se veía del lado lateral antes de llegar a la entrada del pueblo, quedaba detrás de la notable casa, y se levantaba por encima de las demás luciendo su techo rojo. Las calles de Apartadero eran exageradamente largas, y estaban hechas de un antiguo y duro cemento, en particular, cuando llovía, las aceras eran resbaladizas, fueron confeccionadas en otros tiempos, momentos de los que se hablaban hoy como un pasado que se añoraba, cuando la ciudad pudiente, estuvo en la mejor oportunidad y aprovechamiento, con el gobernador el señor Marcos de la Torre, aún por los rincones de las casas se escuchaba su nombre, quien fuera un perseguidor de sus adversarios, un pequeño tirano que se vino fortaleciendo en la medida de que el pueblo de Apartadero lo fue soportando y permitiendo. Los que aún anhelan este tipo y forma de gobierno. Dicen de secretos entre la gente: ¡Cómo hace falta aquella bota de Marcos de la Torre! Entre suspiros y oídos que no escuchan, para evitar contradecir las equivocaciones; porque desde hace años, ha existido en Apartadero el respeto por la palabra de los hombres de cabellera blanca, inseparables de sus constantes afirmaciones, aun siendo equivocadas.

       Sin embargo, llega el momento en que la sociedad se revela desde sus adentros, aquella juventud risueña y callada de aquellos días, paseaba de un lugar a otro, con las mismas costumbres, cuando regresaban de culminar sus estudios en la capital o en el extranjero, y comenzaban a formar parte de aquella sociedad enmudecida e improbable y a la vez, si se pudiera decir. Cobarde ante el desafío de su verdadero destino, que significa la trascendencia de los hombres, cuando son capaces de romper los moldes que los convierte en simples adornos y trípodes de porcelana, convirtiéndolos en aquellos incapaces de mover un pie, porque piensan que su movimiento propiciaría una caída dolorosa y la pérdida de todo el significado del entramado vidriado de donde se sostienen.

Por aquella tarde, Filomena y Doménica, vieron pasar a un joven en su andar erguido y de calzado sumamente reluciente, que se diferenciaba del concepto que tenían ellas de los pueblerinos, era un joven conocido que regresaba de la ciudad. Para comenzar sus cuchicheos, parecía que jamás lo habían visto y menos conocieran que existiera; en ese momento ellas dos interrogaron a la negra Dolores, que, según ellas tenía tantos años como de existencia de Apartadero, y era de suponer entre ellas, y sabía de cada una de las familias que hoy quedan en este lugar:

-Sabes ¿Quién es ese joven que va bien vestido Dolores? Pregunto Filomena-. Si claro que sé, es el joven Ernaldo Parisini. El hijo de la señora Aurora Parisini, tenía muchos años en el exterior estudiando una carrera. Tal vez fue, mis señoritas, que la haya terminado y por eso el motivo de su regreso. Ya se sabría más del joven en la medida que el tiempo lo fuera amoldando y en su momento presentado en un baile, el cual se hacía para presentar a los hijos recién regresados, acostumbrado por las familias, cuando estaban de vuelta y culminar sus carreras.

En el joven Ernaldo existía algo que lo hacía diferenciarse de los demás jóvenes del pueblo, no sabemos si fuera porque, la mayor parte de su juventud, la pasó en la ciudad de Paris y de allí mismo regresó, luego que terminó sus preparativos, sin perder más tiempo, comenzó su carrera universitaria en la facultad de letras, de la cual volvió como uno de los mejores especialistas y de reconocimientos.

       El pueblo de Apartadero, siempre lucia el rostro envejecido en sus primeros días de enero, el joven Ernaldo al poner el pie en la acera donde termina el último escalón de hierro del tren, que lo transportó por más de cinco horas hasta tanto llegó a la terminal, y de allí fue recogido por su prima Victoria y la tía Edelmira, las que decidieron, antes de coger algún otro transporte, proponerle a Ernaldo hicieran el recorrido a pie, y  a la vez se estirara un poco las piernas e iría de nuevo conociendo de esta manera, el pueblo de Apartadero. Ernaldo quedó encantado de la sobriedad de sus esquinas, las cuales diseñadas y pintadas de manera delicada, sin que esto hiciera que se perdiera el patrón que desde la Alcaldía se dictara, para que no se obviara el modelo de antaño, el mismo debía prevalecer a pesar que los colores lucían por efectos del tiempo, el desgaste que sufren todas las edificaciones al sol perenne y el paso de los días. No fue sólo por esta razón la sugerencia de las dos damas, sino también para que las muchachas de todo el pueblo, se dieran cuenta de su llegada, y más temprano que tarde, se convirtiera en un referente que hizo de Apartadero el pueblo que es hoy.  

            Le iglesia principal se erguía por encima de las altas palmas y se veía como abundaba las sillas que servían al visitante que procuraban descansar sobre ellas, generalmente personas llegadas del mercado y de las calles de comercio aledaños. Las ‘cotorras’ se habían convertido en un motivo de aparcamiento, junto al aire arremolinado del centro que se respiraban, y los visitantes habían escogido el sitio de descanso y en el mismo tiempo, pasar a la iglesia, para pedir a la figura de San Judas Tadeo, por algún favor que no se haya cumplido o dar gracias si así sucediera. Sin embargo, el pueblo no perdía el movimiento que lo caracterizaba, un sonido de cornetas y pasos de carros antiguos descapotados, donde venía las damas con sus sombreros lujosos de colores, y acompañadas de sus hijos, utilizaban el lugar como preámbulo a una partida de Bridge, juego que las familias elegantes del pueblo “Apartadero” practicaban. Y esto era el motivo principal para el cura de la iglesia, comentario de sus peroratas y críticas donde objetaba el mal uso del tiempo en familia. Cosa que se estaba multiplicando y era motivo de crítica, de parte del párroco que regentaba dicha catedral, y desde afuera se podía escuchar los discursos encendidos que sobresalían de las paredes del imponente recinto.

Mientras tanto, ya en la casa, que no quedaba muy apartada del centro del pueblo el joven Ernaldo Parisini, en su cuarto en tanto se daban un baño, conversaba con su madre sobre el comportamiento del viaje, y de las paradas que debía hacer el tren del centro, el cual dio motivo de que su llegara fuera hoy y no ayer como ellos lo tenían previsto; y mientras el agua de la regadera caía y su madre arreglaba la ropa que había dejado tirada en el suelo él le conversaba: “Madre el contratiempo del viaje nunca lo supimos”.

-¿Por qué sería? Casi siempre que realizan alguna reparación u otras razones, las publican en cualquiera de los periódicos, para que los pasajeros tomen sus previsiones. -Le comentó su madre- Mientras caminaba en el cuarto rebuscando en el closet, alguna camisa que lo hiciera ver impecable, como ella siempre tenía para él en cuanto regresara.

-“¿Mamá, los muchachos saben qué haremos una pequeña reunión mañana?”

-“De eso está encargada tu tía, Edelmira. Hablaremos con ella luego que comas y reposes del largo viaje”.

Apartadero según su historia, era uno de esos lugares que estaba inscrito de manera fugaz en los libros de historia, dicen que el general sanguinario que liberó al país de ser esclavo, estuvo por sus tierras. A su paso la historia arrasó con medio centenar de mujeres y parte de las cosechas, entre ellas las de este pueblo, lo saqueó con la excusa de que lo hacían a favor de la libertad del país. Mucha gente que no estuvo de acuerdo con eso, guardó silencio, pues según los viejos más antiguos, contaron que si alguno se oponía el ejercito que lo acompañaba, ellos tomaban la iniciativa propia de fusilarlos nombrándolos traidores. Bueno, esa era la parte de la historia que a muchos no les gustaba escuchar.

Ernaldo terminó de bañarse y Aurora le había dejado la ropa extendida en la cama, ya estaba planchada y con olor a limpio, cosa que se mantuvo mientras él seguía fuera del pueblo, terminando su carrera en letras. Cuando ya estuvo listo que se había ajustado la corbata y se había mirado varias veces en el espejo de que nada estuviera fuera de la perfección que acostumbraba.

 Él antes de su llegada tenía como planes conquistar a la hermosa Filomenas Marcussí Salvatierra, antes de ir de Apartadero, fue una de las promesas que le hizo, además con tan sólo tres años de diferencia, ella terminó de graduarse y sus padres prefirieron que se quedase estudiando en el pueblo, bajo la supervisión de maestros que su padre hizo traer del extranjero, para pulirla en el oficio de maestra de escuela. Ya de esto había pasado cuatro años y ella cumplido su mayoría; entre ellos dos miradas disimuladas, pero entre la negra Dorotea y su prima Doménica Salvatierra Granados conocían de la simpatía que entre ellos existía desde hace varios años. Esta vez no fue coincidencia que ella estuviera sentada en el lugar cuando él estuvo llegando. Pues la tía Edelmira y la Prima Victoria Parisini, estaban también al tanto de lo que entre ellos dos pasaba.

Luego de que Ernaldo bajó por la escalera de la casa, pintada de un blanco seda que hacía lucir el afelpado marrón claro de los muebles, junto con la biblioteca gigante que adornaban la salas, haciendo juego con otros muebles, contentivos de recuerdos de figuras de bautizos y otros inventos importantes, donde quedaban como recuerdo muchas figuras, que a su vez su madre coleccionaba y solía lucir entre las vidrieras de la casa que ocupaban los rincones; Esa tarde Ernaldo terminó con su familia compartiendo y alegres por su regreso en los tiempo en que el país no andaba en muy buenas relaciones con el país vecino, y en estas circunstancias se manejaban inocentemente, conversaciones y  tertulias que en las reuniones no faltaban. Reunido con parte de su familia estuvo parte de la noche hasta que se levantó de la mesa en que tenía aproximadamente más de tres horas, y en ese instante llamó a su primo José Parisini, el que también había llegado hace unos cuantos meses desde Europa, el cual tuvo como oportunidad también el poder estudiar fuera. Regresó con la profesión de Ingeniero en obras civiles. Carrera que comenzó a ejercer a los pocos días de haber llegado, porque su padre hombre influyente dentro de la sociedad de Apartadero, pudo conseguirle un puesto antes de que él llegara. “Por el momento estoy trabajando en una nueva empresa que se estaba construyendo”. Le contestó a su primo. Cuando él le pregunto. Luego de que se fueran alejando del grupo y de la gente, para poder conversar de otras cosas que hablan los jóvenes, cuando se aburren de los adultos. Dv

Nacer bajo el ojo de la crítica

Dale clip si deseas seguir mi obra https://www.amazon.com/Dani-DaniVeras-DaniVeras-DaniVeras-Dani/e/B01HZUQDDA

            Para nosotros creadores de este sinuoso ambiente, generador de desconfianza y seguridad, carente de piso que estabilice toda formación, y a su vez, no nos excluya del espacio etéreo, mismo que pertenece todo lo humano, y requiere de un movimiento para poder permanecer. Chocando tantas y tantas veces con unos inflados que no tocan el suelo, les vemos siempre elevados más allá de lo que podemos llamar un piso estable.

Más de las veces, cuando salimos a conocer o acentuemos leer diferentes ideas, con aquellos que la publicidad y propaganda, ha permitido o regalado ese lugar privilegiado, donde muchas veces suelen flotar, como si estuvieran sacudiendo el ambiente anodino víctima de sus antojos, espacios construidos bajo el perfil diminuto de las pretensiones. Acudo a la humildad que nos obliga el universo, pues, por más que creyéramos ser inmenso en nuestro ego, jamás llegaremos a ocupar la kilométrica distancia significativa de un haz de luz, cuyo pequeño reflejo discurre los confines de la creación misma. Imposibles que tantas veces creemos abarcar.

Este arte que nos empuja a crear, y a su vez, delimitado por los años venideros, los cuales a velocidad disminuida que nos desalienta, causal de infinitas perezas y otro agotamiento, dónde la idea alusiva de intelecto vuela a lugares equivocados del pensamiento, que conlleva a esa nada, que significa escribir sin dirección. Volcándonos a los intersticios profundos de nuestra confusa mente, donde la oscuridad y el vacío, no consiguieron dirección creíble y ajustada, haciendo que todo el recorrido de nuestro tiempo pierda el valor, porque, no fue posible dar significado y racionalidad, que supiera entretejer lo verosímil. Espacio predilecto ocupado por aquellos caminantes incansable, los cuales, han nutrido todo el pensamiento que a nosotros bordea los lados de cada cien.

Cierto seria enlazar una idea con otra y ha sido para muchos el mayor obstáculo, una meta insuperable en los vencidos por el agotamiento, el ocio, males sociales producto de la mentira y las ganas de hallar lo que se persigue de manera casual, utilizando el mínimo de esfuerzo en alcanzar metas, que ni en sus sueños, padecería un hombre de letras. Sí, es un camino largo, escabroso y decepcionante, un eterno lagrimear y lleno de satisfacción, por lo que significa saber contar, escribir lo que se quiere decir de manera ordenada, capaz de disminuir los ánimos en su primer intento, hoy mucho más que antes, porque para comenzar los géneros literarios, han quedado sugestionados, manipulados, obstaculizados por los antojadizos gustos de una gran cadena, cuya intención sería ganar dinero.

Entonces, si solo pudiéramos adentrarnos al selecto mundo que ocupan los menos agraciados, dos y cuatro párrafos, son cómo la sopa que rechazas en cortas semanas luego de haberla probado. Al sexto día resultó en la ración menos agradable que pudiéramos disfrutar, sentirse engolosinado, para unos no resulta sinónimo de gusto, si no, más bien obliga a cambiar el sabor por otro más amargo, que cambien en un solo impulso aquello repulsivo.

Escribimos para nosotros y pretendemos, también de miles encontrar una visión gustosa de lo que podemos producir, razón y propósito de nuestra existencia, llegar a ser leídos y en hora buena para nosotros, conseguir la ansiada opinión dura y fría, de uno que consideremos el valor de esto que hacemos.

El mundo se hiso de fanfarrones y alérgicos a un pensamiento diferente, con matices escasos a los nuestros, argumentos válidos que suman en lugar de restar la amplitud de eso incomprendido por nosotros.

De verdad, hemos estado mutilados en cuanto a la claridad que ofrece nuestra vista, ajenos a nosotros podemos ver nuestras faltas de una mejor manera que nosotros, porque no escatimar líneas, mucho menos a la hora de cortar y desaparecer lo que sentido no tiene, nos dedicamos a ordenar el intelecto. DV                      

Emotivas Casualidades

Dónde encontrarme dale clip : https://amazon.com/Dani-DaniVeras-DaniVeras-DaniVeras-Dani/e/B01HZUQDDA

«Para dar un nombre a la cantidad de situaciones y sucesos que han llenado, abarrotado y abultado esta gran cantidad de líneas, cuya variante y multiplicidad en veleidades empujadas por el destino, y a su vez, enmarcadas por el tiempo. El cual estima en hacernos ver, las infinitas oportunidades de aquello que preferimos callar, antes fuera sumar otros sucesos que abultan en calamidades, desdoblando por ciento nuestra capacidad de escena»

Hoy al correr de los tiempos es casi imposible mantener oculto el comportamiento social que desenmascara una y otra vez a los protagonistas, cuya idea es pensar de eso que no es visible, fuera en algún momento previsible, entonces “Corren el riesgo de someter sus cargos y posicione de poder, a las albricias de lo oculto. Las sociedades nos venimos desgastando en la medida en que nos erosiona la corrupción y esos nuevos paradigmas que en lugar de solidificar la acción hacia el conocimiento lo acaba. Por esta razón quise empezar esta brevísima reflexión para así, dejar en claro la posición asumida por los constructores de este gran conglomerado de sociedades, las cuales debemos proteger porque son la fuente dónde las futuras generaciones calmaran la sed.

Ardido nos hayamos con esta serie de situaciones furtivas que nos vienen sucediendo que, junto con la pandemia nos hace experimentar y pone a prueba la madera de la que estamos hechos. Es un grito, como lo quiera ver mis queridos lectores, a enfocarnos en el cuidado que amerita nuestro entorno, porque esta tormenta aparente interminable debe llegar a su fin y con ella las múltiples calamidades que han sucedido durante estos últimos años. Nos hemos topado con la enfermedad y las fallas que una vez creímos nos poseer; por un lado, la mentira termino con derribar aquellos colosos de pie de barro, nada más y nada menos que en medicina.

Hoy nuestros hospitales se vieron profundamente afectado ante la situación de la pandemia y la huella que dejan los sistemas políticos, que pasan por nuestra sociedad sin pena ni gloria. Una cantidad de necesidades capaz de volver loco a la sociedad y al gobernante de turno. Gobiernos paria y sociedades necesitadas, uno que buco remedio en quien menos debía. De esta manera comenzaremos un recorrido por nuestro pequeño mundo y entre fantasía, realidad haremos un buen momento.

1

Para comenzar debemos saber en principio que, nuestro tema descansa o se cimienta en materia obtenida del acontecer anual y diario, ocurrencias que sobre saltan a la vista de lo ocurrente; más que un tema aburrido trataremos de darle un poco de humor, para así cincelar nuestro conversatorio, transfórmalo en aquello que deseamos. Anteriormente del nacimiento de esta idea veníamos recolectando contenido anecdótico, el cual, no hiso voltear la vista por la característica que guarda algunas actuaciones. Ayer, que exacto no lo fuera.

Me acuerdo que llegue de lejos pensando en la ilusión que tiene salir de un país, cuyo destino vista las ruinas que venía producción la ironía de progreso, avance sobre polvo entre las manos, resultado de un mal manejo. No pienso hacer de este ensayo, un tema político porque no es la idea del mismo. Prefiero que avanzando el correr de sus aguas no lleve a feliz término. Ya hace muchos años en los que pensamos ahondar en los temas y urdiendo cual araña la tela, en los resultados menos dolorosos sin ofender corazones y menos enaltecer aquello invisible ante inocente ojos. Preferible, queden en los lectores la incógnita resoluta, venida de esa capacidad humana en desatar los nudos gordianos y pareceres de la vida.

Abrimos el telón que no se confunda sea una obra de teatro, simple es una forma de entretejer la palabra y de esta manera conseguir penetrar aquello que la luz de lo oculto nos ciega. Saliendo de nuestra tierra concebimos un mundo ilusorio lleno de oportunidades y fantasía, parecíamos niños en búsqueda del tesoro aquel de los nibelungos. En plena cadena montañosa cuya figura bordea la vía inclinada que nos conduce desde nuestra Colombia, hasta los confines apartados del Ecuador. Avanzamos a prisa sin retardo, esperando que nuestra suerte de andariego nos llevara por los raudales menos peligrosos de Suramérica, tuvimos la suerte del caminante que pregunta y aciertan al primer intento, más llevamos con nosotros una pequeña imagen, la cual nos servía de guía y a ella nos abrazamos. Los días eran noches y el cansancio del recorrido se iba sintiendo con las horas, la comida era la ambrosia que despertaba el pastoso aliento formado con las horas sin hablar. Nos enjuagábamos la boca en los baños de cerámicas blancas, que abundaban entre el frio y el ambiente nubloso, la lluvia perenne en las cimas altas, daban la idea tenebrosa que se forma en aquellas cabezas capaces de construir temor en la ilusión formada, en verdad es temor a lo desconocido. Nosotros continuamos a pesar de lo paralizante de los pies helados y los ojos rojos, efecto del inclemente espacio opacado a corta distancia. Sin embargo, nunca nos faltó aliento, fuimos hermano navegantes y viajeros con rumbo al sur, dónde nos esperaba la mágica aventura, que hoy les iré contando. Luego de salir de la parte fría que ocupa Colombia y Ecuador (Rumichaca), Seguimos carretera sobre los neumáticos incasables del carro veloz que nos conducía a nuestro desconocido destino. En tanto mejoraba el clima, el frio iba desapareciendo y nuestros ánimos mejorando manteniéndonos menos tiempo dormidos y más despiertos. Entre la temperatura y el vapor que esta generaba íbamos con la mirada fija a nuestro nuevo hogar, aunque en su momento no era la idea pasados los años, poco a poco fuimos queriendo el lugar donde hoy estamos. Continua