La imagen Yelena Painakova

     

women-1421096_960_720

 

 

La imagen Yelena Painakova

 

       Todo comenzó este Lunes, que tome el periódico sin darme cuenta de su fecha, desde hace mucho tiempo tengo como costumbre pararme en el mismo lugar, antes de las seis de la mañana, tomarme un café en la panadería y regresar con el humeante vaso de plástico, corriendo para coger la prensa diaria. Creo que llevo más de cincuenta años en esto, la costumbre de leer periódico desde que mi abuelo hizo de ella el uso de cada día, porque según él decía. Un hombre que no lee, es un hombre condenado a la oscuridad de sus días. En cuanto a mí es tanta la costumbre y lo hago desde que tengo uso de razón, hasta el extremo de guardar en mi casa una gran cantidad en el sótano que alcanza las escaleras que dan a la puerta, que conducen hasta ese lugar oscuro del que anoche sin darme cuenta baje y comencé a leer el periódico, buscando entretenerme. Es extraño que lo haya hecho, pues en mis manos hay tantos libros, ya que, para la revista que trabajo, llegan una buena cantidad de escritores, halagando a la misma y haciendo loas, mientras nosotros los impresores de libros y revistas, sólo utilizamos sus creaciones en el tiempo que nos produzcan dinero, hasta allí se resume su importancia. Por lo demás, se nos olvida que una vez existieron.

       Para contar, cuál fue el resultado que me trajo, luego de juntar dos periódicos que en mis manos llevaba, antes de tropezar con esa chica de cabello rubio, note su mirada perdida y  como si no hubiera dormido. En fin, nos pedimos disculpas luego del tropiezo, y yo apenado con la  tremenda mancha que dejó el líquido del café el cual llevaba en mis manos, mismo se vació en la parte su pecho, dejando claros en su blusa verde y transparente, notándose llevaba corpiños de una blonda carmesí, y resaltaron a mi vista entre la pena que sentía, sólo me salió un -¡Mil perdones señorita!- Y entonces ella, me respondió que no había problemas, pues, trabajaba cerca y subiría a su oficina en el piso 07. Luego de recoger los dos periódicos y tirar la otra parte del poco café que quedaba en el vaso al cesto de basura. Me dije:- He comenzado el día con el pie izquierdo- Termine de subir a la oficina, desde el ascensor que me conduce al piso 07, por cierto hoy era  07 del mes 07 del año 1907, acrósticos para mí no lo era. Pero para otras personas que andan pensado otra cosa, tal vez sí lo sea, y en cada señal que les viene a la mente. Llegue cerca del pasillo de granitos negros en sus blancos cuadrados, que da al elevador de puerta color plata. Corrí con la suerte a último minuto, que una señora obesa de contextura, impidió que arrancara y entonces aproveche el pequeño espacio, para colarme entre la gente y el desorden de los dos periódicos que en mis manos llevaba para subirme. Cuando llegue al piso 07, el hombre del elevador se despide y me quedo buscando en los bolsillos de mi pantalón la llave que abría la oficina. Este año fui ascendido y como recompensa, me han dado más trabajo, entre ellos, llegar primero y abrir todas las puertas más temprano, mientras la señora que limpia, pasa a los pocos minutos detrás de mí, con un tobo lleno de agua, y con una rapidez admirable, termina de asear la mía, luego que me siento. Escucho como ella comienza a mover cada una de las sillas y los escritorios, para lograr una mejor limpieza, eso es lo que argullo, mientras, empiezo a leer, el amasijo de papel que quedó en mis manos luego del accidente que tuve con la mujer de tez ceniza, con la que tropecé dejando su cara en mi grabada. Voy a la primera plana y leo que el periódico que tenía en mis manos, era el que anoche estuve ojeando en mi casa. Noté que la fecha sigue siendo la misma en ambos periódicos, en mi inquietud de encontrarme con las hojas nuevas, del ejemplar que había pedido en el quiosco. Nada, no lo conseguí, el periódico y el año diferente. hojeó uno tras otro y en fin tenía en mis manos, ocho cuerpos de periódicos con una misma fecha, seguí leyendo y en la parte de sucesos encuentro, un incendio en la calle 07 Rizt con 07 la principal de donde quedan nuestras oficinas,  era conglomerado de enfrente de donde trabajo, arrimo un poco la persiana para mirar incrédulo, y cerciorarme que eso hacía tiempo había ocurrido. Sin embargo algunos rastros de humo aún continúan saliendo del apartamento, que aproximadamente quedaba en el mismo piso de nuestra oficina. Allí sigo leyendo la información y entonces me encuentro sorprendido de ver, que una dama, parecida a la mujer con la que me había tropezado, la cual no creo olvidar en mucho tiempo y ahora más aún, cuando me encuentro con esta noticia. Toda mi vida he sido un hombre incrédulo, no creo haber sido creyente de religiones y menos de loterías, el azar no tiene nada que ver conmigo, porque, pienso que el mejor futuro está dibujado con el creyón de tus acciones. El nombre de la mujer que había sido encontrada muerta en el apartamento de oficinas, era Yelena Painakova, con la misma silueta y el mismísimo porte, la foto que presentaron, no fue la misma que estaba más abajo, por eso llegue a reconocerla. Pues, la que continuaba la narración del hecho que dio como resultado su muerte, era una masa ennegrecida y cárnica, que supuse no era ella después del incendio. Para quedarme con esa imagen con la que tropecé antes de llegar  a mi lugar de trabajo, cuando comenzaron a llegar mis compañeros, yo aun sin salir de mis asombro, fui hasta el cubículo, donde estaba terminando de llegar Filipo, era uno de los pocos amigos que tenía en la oficina, al cual sé que puedo confiarle este secreto del periódico, el mismo narra los hechos que sucederán este día. Ya que ahora, luego de conversar con él y transmitir mi mismo miedo. Cosa que no he terminado de entender de lo que es el temor contagioso, pasa entre la gente conocida hasta multiplicarse a personas de mayor número, hasta llegar a causar gran conmoción, y aunque este no fuera el caso, acorde con Flipo no hablar más nada de ello, hasta que sucediera otro acontecimiento, que nos diera la certeza de la próxima noticia, ocurrida el 07/07/1907. Sin embargo la imagen de Yelena Painakova, en mi mente se quedó plasmada.  

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s